BLW

RSS
BLW

Tengo un mes con la alimentación complementaria, con mi primera hija no tenia mucha información así que pasamos del pecho a la papilla en todas sus presentaciones. Después de algún tiempo comencé a leer un poco del BLW (baby led weaning), un método de alimentación libre de papillas.

En un inicio la idea asusta: atragantamiento seguro, es lo que primero pensé. Luego leí otras cosas que me hicieron más sentido, como la recomendación de no obligar ni distraer para dar de comer y la de ofrecer aquello que tú comes y cocinas. Uf, ahorrarme la esterilizada de todo lo que entrará en la boca de mi bebé y la extensa planeación y preparación de papillas no sonaba nada mal. 

El tema descansó algunos años hasta que llegó el turno de mi otro hijo. En este caso, mucho más preparada y empoderada en mi maternidad, y con la tranquilidad de saber que la leche materna es el principal alimento hasta el año, no tuve la urgencia de correr a insertar la cuchara con papilla de zanahoria en el día uno de los 6 meses. 

Así que retomé el tema, sin prisa y sin miedo; ésa es la cosa bella de la maternidad, que con cada hijo da sabiduría y tranquilidad. Comencé poniendo unos pedazos de chayote en la mesa (cortados delgados y largos); mi hijo jugaba, los aplastaba y con poca coordinación trataba de llevarlos a la boca, a veces con éxito y veces sin. La primera probada fue de asco, la segunda le buscó el sabor, la tercera a base de arcadas escupió de regreso un pedazo que es había acercado a su garganta. 

La verdad, estuve tranquila todo el tiempo, porque por una parte entendí que el atragantamiento no es hacer arcadas y por otra me parecía perfectamente normal que, después de 6 meses de solo pasar líquidos, la sensación de pasar algo más pastoso y con más volumen fuera muy extraña. 

Poco a poco avanzaron los días y me di cuenta de varias cosas: por una parte él perfeccionaba la técnica de tomar comida y llevarla a su boca, y la de masticar y escupir o tragar con éxito; por otra, yo estaba sumamente a gusto y sin presión a la hora de la comida. No tenia que hacer comida especial, solo ofrecer alguna verdura o fruta disponible, cocida o cruda. Qué delicia, mi pequeño de tan solo 6 meses estaba integrado a la dinámica de comida familiar.

Me di cuenta también que incluso hasta para una elección tan sencilla como introducir a la alimentación complementaria hay formas más respetuosas que otras, y con respeto me refiero a que respetan el desarrollo natural de un niño.

Esta técnica le ha permitido comer a su ritmo, la cantidad que quiere, los alimentos que le gustan; le ha permitido perfeccionar poco a poco su manera de comer y saborear. Me da a mí la oportunidad de ver qué le gusta y qué le llama la atención, qué texturas no son de su agrado e incluso qué temperaturas prefiere. ¿Cómo me doy cuenta? Solo observándolo y viendo cómo come y qué cosas toma y mastica. 

Me di cuenta de que, al estar dando cucharadas con alimentos molidos en licuadora, te pierdes todo este proceso que en verdad es maravilloso. Todo el proceso de experimentar la comida tal y como es, no solo los sabores. El proceso de avanzar en perfeccionar las habilidades para elegir, llevar cosas a la boca, probar, masticar, pasar.

La experiencia de la alimentación complementaria en los primeros 6 meses es educativa, exploratoria; las funciones nutricionales que satisface en comparación con la leche son pocas. Como asesora en lactancia materna, promuevo la libre demanda y el prendimiento precoz a la hora de nacimiento, acompaño a madres y a bebés y veo cómo ellos perfeccionan su forma de mamar conforme pasan los días, cómo la leche cambia volumen y propiedades Y los bebés deciden cuándo y cuánto necesitan comer, y en estos principios se basa en gran medida el éxito de la lactancia; por todo eso, me hace muchísimo sentido que la alimentación complementaria siga esta línea de respeto al desarrollo. 

Tuve muchas ganas de compartirlo porque, además de que ha sido una grata experiencia, fue un gran descubrimiento para mí. Estoy disfrutando esta etapa muchísimo. ¿Cómo ha sido tu alimentación complementaria? 

Publicación previa

  • Alondra Ramírez
Comentarios 0
Deja un comentario
Nombre*
E-mail*
Mensaje: *

Nota: Los comentarios deben ser aprobados antes de ser publicados

* Campo obligatorio